viernes, 7 de septiembre de 2012

Despropósito.

Dejé de andar el día que perdí tus huellas,
dejé de pensar el día que olvidé tu rostro,
dejé de soñar el día que lloré tu asusencía,
dejé de vivir el día que escribí tu adios.
No hay mayor destierro que asumir la muerte
recrear tus desdibujados gemidos y no poder tenerte.
Desheredado de continuar viviendo,
mi corazón perece en sangre hirviendo.
Qué larga es la vida cuando la soledad te asola,
qué corta es la vida cuando el amor es juego de consola.
Dejé de andar el día que perdí tus huellas,
dejé de pensar el día que olvidé tu rostro,
dejé de soñar el día que lloré tu ausencía,
dejé de vivir el día que escribí tu adios.

13 comentarios:

  1. Tristeza del alma que deja el amor cuando se va.
    Muy bueno!!!
    Un gusto, como siempre, pasar por aquí.
    Cariños....

    ResponderEliminar
  2. Un romántico con el corazón roto. Perfecto, muy bello.

    ResponderEliminar
  3. un duelo, un transitar diferente en la vida...y este vierenes tu poesia reflexiva y amorosa...bello finde para vos!!!

    ResponderEliminar
  4. La vida es un despropósito y nosotros nos aferramos al más difícil todavía.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. que preciosos y precisos versos para describir el andar sin rumbo cuando el amor se nos ha ido de las manos! un beso!

    ResponderEliminar
  6. Cuanta tristeza en tan bellas palabras
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Profundo lamento de un amor que emprendió el viaje... estremece e impacta...

    Un placer, siempre, leer sus versos...
    Saludos azules desde mi playa que lo espera...

    ResponderEliminar
  8. Me encantó leerlo es muy profundo y bello lo que expresan sus palabras...
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Dejé de hacerlo, cuando otra lo empezó a hacer por mí... Que vano.

    Beso.

    ResponderEliminar
  10. Precioso poema, Don Vito... Lo bueno es que, tras esos sentimientos, siempre surgen otros de esperanza y uno vuelve a revivir. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola mi amigo ligero de equipaje te tengo un recuerdo de viajes en mi blog te espera tu premio un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Que profunda soledad. si es elegida no es para sufrir, síno para disfrutarla. Un abrazo.

    ResponderEliminar