viernes, 30 de noviembre de 2012

Paseo.

Cadáveres hambrientos
de un dueño personificado,
la oscuridad embellece
la ausencia de un patrón
mitificado.
La razón pereció
bajo una huella tránsfuga.

13 comentarios:

  1. sus lineas siempre de alguna manera dejan huella
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. puede perecer la razon? tengo mis dudas.
    bellas y crudas palabras..

    ResponderEliminar
  3. Un paseo por designios oscuros.
    A veces la razón también escapa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Elegí leerte a ti en esta pequeña pausa de mi pausa y me encuentro con un poema trágico y tétrico... Hmmm....

    Un beso de buen humor, reparador y exótico ( para ver si te animas) o los que necesites...

    ResponderEliminar