jueves, 14 de enero de 2010

Solilóquio (13)

Suspira la malancolía retraida,
despoja de anhelos la margarita sin vida,
sonroja de envídia el jardín de tus sueños,
dando renovada vida en aquellos
recuerdos rociados del polen de la insídia.
La habladuria compañera de la envídia
fatíga el riégo de este campo santo,
cipreses haciendo guardia,entre tanto,
el mal sigue su tenebrosa andadura,
pésima compañera de asiento,carece de cordura,
el desierto fámelico de tu comprensión
abarrota este oasís de motivación.
Cierra los ojos,tápia tus oidos,
el mal siempre desemboca en mares perdidos
pero consecuentes,
este es el don de esas gentes influyentes,
bautizados con crecientes rumores
sin olores,sin sabores,pero siempre
traidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada