martes, 1 de diciembre de 2009

Infúndio (XIX)

De ventana en ventaa
de puerta en puerta
la mentira entra con mucha gana
para humillar,el fruto de mi huerta.
Entra,solapada,agachada
con falso miedo y pavor,
luego poco a poco,crece agigantada
por el murmullo de las conciencias,que tiene a su favor.
Las almas vendidas,siempre dispuestss
a que el que dirán entre por sus puertas.
Los malos corazones,de fé insana,
siempre abiertos por el balcón de su ventana.
Crece el infúndio a pasos agigantados
el sucio trabajo,ha sido hecho
con mucho esmero,así trecho a trecho
nuestra vecina sigue creciendo y gritando
su maldad por toda la huerta de la bondad.
Ahora,con el mal ya propagado
de boca en boca con innobles acciones
se sienta en su mecedora y ve pasar las estaciones,
una a una sin prisa,su mal,ha sido canonizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada