sábado, 28 de noviembre de 2009

Invertido (118)

Ensimismado bajo el parpadeo de tus ojos,
palpitando.
tiritando,
de este inhóspito surtido de antojos,
dónde me transborda tú hostíl deseo,
buceo incoscientemente,inconstante,
por tierras vírgenes de morpheo.
Sumergido hondamente en el deseo emergente,
revive la transparencia,
sin ninguna interferencia,
habitan nuestros cuerpos, cohabitando,
renaciendo el ardor,sesgando,
todo impulso contra natura,
descabezando la amargura impura,
entronando sin ley alguna,
esta sinfonia,soñada,desde la más honda cuna....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada